LAS CHINCHETAS TAMBIÉN SON ÚTILES EN CASA

Los que amamos la ciencia ficción hemos pasado años de nuestra vida imaginando futuros imposibles y desgranando cómo el ser humano puede desarrollar sus instintos más ocultos para sobrevivir a las adversidades. Hemos visualizado a través de las letras y el cine hombrecillos verdes con antenas y planetas desconocidos que cambian a merced del hombre y de su forma de actuar. Hemos imaginado la pérdida de la identidad en realidades paralelas y hemos aprendido la complicada teoría de las cuerdas o el extraño efecto mariposa. Desgraciadamente, la realidad supera la ficción. La pandemia del Covid-19 está superando cualquier película de sci-fi que cualquiera de nosotros haya visto jamás y muestra un nuevo mundo de cambios.

En este nuevo paradigma, las tecnologías y la comunicación digital toman protagonismo: jamás fueron más importantes en una vida que nos mantiene alejados y que no permite ningún contacto físico. Y para muestra un botón: hablamos por Facetime, Hangouts, Zoom, Party, Whatsapp y otras tantas aplicaciones, tanto por necesidad en el teletrabajo como con nuestros amigos. Al menos nos vemos las caras y podemos soñar que estamos comiendo unas bravas en el bar de la esquina o incluso percibir ese aroma a fritanga que no se te va de la ropa ni cuando la lavas.

Pero no todo son malas noticias. Tras el estado de alerta por el coronavirus y los días que ya llevamos de confinamiento, el ser humano está dando lo mejor de sí mismo. Predomina la bondad, la colaboración, la solidaridad y la ayuda desinteresada en la realidad que estamos viviendo y que ha dejado de ser distópica para convertirse en nuestro día a día.

Dando lo mejor de nosotros

En este marco, los profesionales ofrecen sus servicios con el único objetivo de ayudar y animar a una sociedad ávida de buenas noticias y cansada de la resiliencia a la que está sometida.  Escuelas y universidades aportan cursos a distancia (muchos gratuitos) para mantener a sus estudiantes cuerdos y formados. Los gimnasios ponen al servicio de sus clientes ejercicios para mantener cuerpo y mente sanos en este confinamiento (y los que pagábamos religiosamente nuestra cuota cada mes hacemos ahora más ejercicio que nunca). Algunas editoriales destinan el 35% de sus ingresos a las librerías para ayudarles así a subsistir y reforzar el tejido lector. Los sanitarios, las farmacias, las empresas de alimentación y la distribución, entre otros, continúan al pie de cañón, para luchar contra el virus y que ningún hogar se quede sin productos de primera necesidad.

Por otro lado, las empresas siguen ofreciendo formación con webinars para crear un tejido fuerte que les ayude a sobrevivir y a comunicar en un mundo digital y las multinacionales aplican planes de financiación a sus proveedores para que puedan adelantar sus facturas. Y así, suma y sigue. Los ejemplos citados son solo algunas de las acciones que realizan nuestros clientes en tiempos de crisis y nos sentimos orgullosos de lo que están haciendo y de poner nuestro granito de arena, ayudándoles a comunicarlas.

En LaChincheta no queremos ser menos y cada día compartimos un consejo para superar este confinamiento y sobrevivir al teletrabajo. Lo hacemos para arrancar una sonrisa a nuestros seguidores en las redes sociales, porque parece que hoy en día sonreír es un esfuerzo sobrehumano y por ello ahora es más necesario que nunca. En esta misma línea, todo el equipo trabaja día a día reforzando los servicios digitales y continuando la actividad con gran parte de nuestros clientes, animándoles a seguir y poniéndonos a su disposición de manera solidaria para comunicar todas esas acciones que están haciendo estos días por la sociedad, con el único objetivo de ayudar a pasar el tiempo de la mejor manera y despertarnos de esta pesadilla más fuertes que nunca.

LaChincheta sigue activa y tiene energía para dar y tomar. Siempre hemos dicho que nuestra piel se adapta a las necesidades de tu negocio y ahora añadimos que también se adapta a las necesidades del nuevo mundo que surgirá tras esta pandemia. ¿Y qué será entonces LaChincheta? Lo que siempre ha sido, uno de esos elementos útiles, que no perecen y que siempre va bien tener en casa, pues nunca sabes cuando lo vas a necesitar. ¿Necesitas una chincheta? Aquí estamos, ahora y siempre.

#QuédateEnCasa   #QuédateConLaChincheta

comments.php

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor

La Chincheta