TODO NUESTRO ARTE, TAMBIÉN POR NAVIDAD

¿Qué hacemos este año para felicitar la Navidad? Tremenda pregunta inundaba nuestras mentes mientras se abalanzaban tamañas fechas en nuestra oficina. Entre proyecto y proyecto, e-mails solucionando los últimos marrones del año, cierres de informes de resultados y búsqueda de nuevos clientes, decidimos destinar un ratete de nuestra larga jornada laboral a pensar qué podía definirnos mejor.

Rápidamente, nos asaltó una idea que está siempre en nuestra cabeza: nos gusta trabajar con mimo, perfilando cada detalle de la comunicación, para que nuestros clientes se sientan únicos, porque lo son. ¿Y qué podíamos hacer que representase esta máxima? Pensando, pensando… llegó nuestro momento eureka (si es que existe) disfrazado de una gran mujer: Conxita.

Conxita es una señora de 73 años que se desvive por hacer feliz a todo el que le rodea. Dicharachera y siempre con una sonrisa en la boca que ha perfilado alegremente sus facciones con el paso de los años, viene a visitarnos a la oficina, regalándonos siempre un poco de su energía, que tiene a raudales. A Conxita le encanta leer, cuidar de su nieta y disfrutar de su tiempo con su familia, a la que mantiene siempre unida, con su poder matriarcal. A Conxita, además, le encanta hacer patchwork –dígase de ese tejido por el que se pirran los hipsters, creado por la unión de pequeñas piezas de tela cosidas entre sí por los bordes-. Eso es LaChincheta, el resultado de la unión de cuatro piezas, unidas entre sí por el amor a la comunicación. Conxita lo sabe y teje cada año alguna preciosa figura que colgamos en nuestra humilde oficina, dándole ese aire navideño que necesita cualquier hogar. Porque sí, la oficina es nuestro segundo hogar -vale, a veces el primero- como ocurre con cualquier empresa pequeña.

El encargo navideño estaba claro. Conxita no lo sabía, pero este año iba a ser la responsable del regalo no solo de nuestra oficina, sino de todos nuestros clientes, colaboradores y amigos. Porque en un mundo cada vez más impersonal donde reinan las nuevas tecnologías, es necesario apostar por el trabajo artesanal, hecho con cariño, que convierte cada elemento en algo único y especial. Así es también como nos gusta trabajar en LaChincheta.

Sabíamos que Conxita lo haría con todo el cariño del mundo, porque ella todo lo hace así. Utilizando sus manos como si de un concienzudo elfo se tratara, ha tejido una gran chincheta navideña para desearnos lo mejor. Y nosotras queremos compartirla contigo.

Este año, las Chinchetas te felicitamos la Navidad con todo nuestro arte, y el de Conxita.

comments.php

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor

La Chincheta